revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: José Guamán

Fotografía: archivo

Frontera caliente:

una visión diferente a la de los grandes medios de comunicación.

 

Parte III

 

 

6- ¿QUÉ PASA AL OTRO LADO DE LA FRONTERA, EN ECUADOR?

 

Regresemos la mirada ahora al Ecuador, que el conocido analista político y subdirector del diario Expreso Francisco Huerta Montalvo califica de narco-democracia, que analizaremos luego.

 

"En las provincias de Esmeraldas, en Sucumbíos y un poco menos en la provincia de Carchi; por ejemplo, para realizar encuentros de refugiados, para hacer talleres de justicia indígena con los Awá, en Mataje o en Guadalito, no se pedía permiso al Ejército ecuatoriano sino a las hoy extintas FARC" declaraba en Entrevista a diario El Comercio (el 15 de abril 2018) Harold Burbano, coordinador jurídico de la ONG INREDH.

 

Esa misma ONG relata que allá existen pequeños caseríos que están abandonados; otros grupos de DD.HH., han documentado que sus pobladores mueren por problemas simples de salud como infecciones intestinales o gripes no tratadas. ¿Por qué se llegó a ese extremo?

 

Esto demuestra que el trabajo militarista que implementó Correa con las Fuerzas Armadas en la frontera no tenía ninguna acción social, es decir un divorcio absoluto entre una población que se debate entre la miseria y la pobreza y los militares de frontera, que vivían en mundo aparte, zonas en donde el Estado no existe.

 

 

Introduzcámonos ahora en pleno territorio ecuatoriano, para darnos cuenta muy claramente que la droga ya ha penetrado en muchos segmentos de la sociedad ecuatoriana:

 

- El Ecuador es solo un País de ¿tránsito para la droga?, No. En nuestro País ya se fabrica también la cocaína, no de otra manera se explica la incautación y destrucción de numerosos laboratorios encontrados por la policía; más aún, es posible que también se esté fabricando heroína, por los descubrimientos en operativos que se han realizado;

 

- es notorio y preocupante el accionar del micro tráfico en el expendio de drogas en escuelas, colegios, universidades, barrios, por eso la lucha a muerte de las bandas; según reporta la policía la gran mayoría de los centenares de asesinatos, tipo sicariato, es por ajuste de cuentas entre bandas del micro tráfico que se disputan el mercado;

 

- el problema de los pequeños pescadores que son tentados por el narcotráfico; les resulta más fácil y rentable llevar droga o combustible que el propiamente pescar; hay numerosos pescadores en la cárcel, no menos de 1.600, de los cuales, por lo menos un centenar se encuentran detenidos en los EE.UU. Algunos analistas políticos piensan que en Manta algunas empresas pesqueras y atuneras están envueltas en el negocio  del tráfico de estupefacientes.

 

- El Ecuador ha confiscado 17 avionetas (a marzo del 2018) desde el 2003 vinculadas con el narcotráfico señalaba el Gral. Carlos Alulema hace poco, Director Nacional de Antinarcóticos, igualmente señalaba que 101 personas también fueron capturadas en esos operativos. La última avioneta capturada era piloteada por 2 mexicanos, uno de los cuales había sido condenado (2013) a 15 años de cárcel, pero se sorprendieron de haberlo encontrado libre.,

 

- En el Ecuador, al igual que en Colombia, México y otros países hispanohablantes se han posicionado las telenovelas del narco, entre colombianas y mexicanas ya hay más de una docena que se proyectan en los canales ecuatorianos, en donde de forma totalmente descarada se hace apología de los capos, de sus prácticas, del tráfico, etc.

 

¿Y la  ley de comunicación?. Hace poco se enjuició y destituyó al superintendente de comunicación, los asambleístas ¿dijeron algo por estas narco telenovelas?

 

 

 

- los bancos ecuatorianos ¿lavan dinero del narcotráfico? Numerosas denuncias existen desde hace bastante tiempo, varias décadas; analista creen que los bancos lavan de entre $4.000 y 4.500 millones anuales.

 

- Y, ¿los jueces? Hasta ahora, el Consejo Transitorio de Participación ciudadana tiene más de 600 denuncias contra el Consejo de la Judicatura la "perla" es lo que acaba de suceder con la esposa del Pablo Escobar ecuatoriano (Don Gerald), 3 jueces que acaban de ser detenidos por haber resuelto liberar a la mencionada dama.

 

- Durante la década del ahora denominado "ex ROEDOR de Carondelet", se decomisaron varias docenas de toneladas de droga; sin embargo, nunca se hizo lo que antes sí se lo hacía: quemar la droga frente a la prensa, juez y notario. ¿A dónde fue a parar esa droga?; acordémonos que los aviones presidenciales fueron denunciados por haber realizado viajes misteriosos, solo con la tripulación, al Medio Oriente y otros países que se desconoce, tema que tiene que ser investigado.

 

Desde hace ya varios años, numerosos militares y policías tanto en servicio activo como pasivo han sido detenidos por encontrárselos en actos delincuenciales, principalmente en asuntos de droga y, en varios casos, se trata de verdaderas bandas. Quizás el ejemplo paradigmático es el del Coronel, comandante policial de Esmeraldas, enviado a 6 años de prisión por narcotráfico.

 

- Es normal, común, la incautación de contenedores con droga en los puertos ecuatorianos, algunos analistas dicen que el 85% de la droga tiene esta modalidad para su exportación. Qué curioso, Correa se encargó de privatizar por 60, 50 y 40 años (verdaderos records en el Ecuador) los puertos de Bolívar, Posorja y Manta, respectivamente.

 

- Y, aunque parezca inaudito...el Presidente Moreno revela que un miembro de su seguridad personal está detenido por narcotráfico

 

7- ¿LA SOLUCIÓN?

 

Como hemos podido apreciar, el problema de la droga no solo está en la frontera, está en todo el Ecuador y, corroe casi todos los estamentos de nuestra nación. Con toda seguridad deben existir algunos dirigentes políticos vinculados al narcotráfico, a algunos de los carteles.

 

Mucha gente, comenzando con los voceros de los viejos y tradicionales partidos de la vieja derecha, así como aquellos nuevos ricos, la nueva derecha al unísono con los grandes medios de comunicación tradicionales piden una solución militar, otros gritan al cielo por que esté de vuelta una base militar gringa, sea o no la de Manta; existe una rabiosa campaña anticomunista, anti izquierda, antipopular; se pide la unión para hacer frente al narcoterrorismo, muchos hablan sin tapujos y abiertamente contra lo que denominan el combate a la “narco guerrilla”, ya ni siquiera se acuerdan de los paramilitares, tampoco se refieren al terrorismo de Estado de Colombia; muy pocos hablan del problema social de la frontera, del problema integral del Ecuador y  la penetración bastante real y efectiva del narcotráfico; pero no mencionan en lo absoluto la verdadera implicación del imperialismo norteamericano.

 

El gobierno de Lenin Moreno está dando un cierto giro en su política exterior: de la dependencia en niveles muy importantes hacia el imperialismo chino, en el gobierno de Correa, ahora el giro es regresar en mayores niveles a la dependencia clásica del imperialismo norteamericano; por eso los acuerdos público privados con las grandes cámaras oligárquicas, a los acercamientos a los viejos voceros de la derecha como Creo, Social cristiano, etc.

 

Las visitas del subsecretario de Estado gringo, así como la de dos altos oficiales del Comando Sur de los EE.UU. son extremadamente preocupantes y, nos dicen que estamos en esa dirección.

 

Lo que sí resulta muy relator y, como lo decimos, muy preocupante, son las declaraciones del embajador Todd Chapman durante la celebración de los 154 años de la Policía Nacional. El diplomático explicó que Estados Unidos quiere ser un “buen socio” para el país ya que su “compromiso es dar seguridad a Ecuador” y cooperar con las instituciones del Estado relacionadas a la seguridad nacional.

 

 

La cooperación ofertada incluye brindar capacitación, inteligencia, intercambio de información y acceso a colegios militares, donde oficiales del Ecuador podrán  “formarse”  nuevamente. Un escalofriante recuerdo que remonta al funcionamiento de la  Escuela de las Américas, institución de adoctrinamiento militar e ideológico de los Estados Unidos, encargada de ‘capacitar y formar' a escuadrones de tortura y muerte en toda Latinoamérica durante los años 70, 80 y 90.

 

Paralelamente, Joseph Disalvo, subcomandante del Comando del Sur dice: “debemos pensar en una estrategia nueva que más que un Plan Colombia sea un plan Sudamérica, donde todo el mundo pueda combinar sus esfuerzos y así luchar contra esto (narcotráfico).”

 

En otras palabras, EE.UU. ya no tiene interés en una base militar en Ecuador y, va más allá, para PONER EN ORDEN su PATIO TRASERO.

 

A lo largo de este relato hemos podido constatar que la droga, su tráfico y comercialización es un asunto estratégico, de seguridad y de muchas cosas más, pero fundamentalmente es un instrumento de dominación imperialista estadounidense. Como un complemento a sus directrices están los carteles y las bandas delincuenciales que se encargan de ejecutar las acciones ya señaladas; es verdaderamente un tema que trasciende las fronteras, es la transnacionalización, la globalización imperialista delincuencial.

 

 

 

Frente a este panorama de delincuencia organizada con características mundiales, los pueblos del mundo, los trabajadores, las grandes mayorías empobrecidas  tenemos un reto complejo y difícil: Vencer al imperialismo y a su delincuencia organizada, que por supuesto, no será en una sino en varias batallas, es decir la lucha tendrá matices violentas, que la burguesía, el imperialismo y sus bandoleros siempre la pusieron a la orden del día, por lo que las respuestas desde el campo popular también tendrá esas características.

 

En el Ecuador tenemos que prepararnos para enfrentar esta guerra imperialista delincuencial del siglo 21, los dolorosos acontecimientos por los que hoy vive nuestro pueblo hermano colombiano, violencia generalizada, secuestros, etc., del narco estado, del Estado fallido  están a la vuelta de la esquina.

 

Para terminar, vale decir que es claro y evidente que el problema fundamental de la frontera no es Guacho, el tema no se soluciona con acciones militares; el problema no es meramente delincuencial: Es político, del capitalismo, de la agresión imperialista a los pueblos del mundo.

 

La solución  es por tanto  política, político-militar desde los pueblos que tenemos que luchar para conseguir nuestra liberación social y nacional: el problema de las drogas no será resuelto dentro del Estado capitalista, pues es una de sus taras utilizada como herramienta de dominación

 

Parte I

 

Parte II

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados