revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: José Guamán

Fotografía: archivo

Frontera caliente:

una visión diferente a la de los grandes medios de comunicación.

 

Parte I

 

 

Desde hace varias semanas se dan una serie de acontecimientos en nuestra frontera norte que tuvo como detonante el secuestro primero y, asesinato luego de compatriotas componentes de un equipo periodístico del diario El Comercio, a más de 4 miembros de nuestras fuerzas armadas. A raíz de este hecho se inició todo un estado de información y de desinformación, con noticias muchas de ellas contradictorias, como por ejemplo saber si el asesinato se dio en Colombia o Ecuador; si "Guacho" es ecuatoriano o colombiano. En todo caso, el denominador común de la gran mayoría de la prensa comercial es ubicar al ya tristemente célebre Guacho como el principal responsable de este hecho y afirmar que pertenece a un grupo disidente de la guerrilla de las Farc. ¿Capturando o eliminando físicamente a Guacho, se acaba el problema?: Evidentemente que nó y, la gran prensa tradicional tanto nacional como extranjera como que nos quieren hacer ver solamente el árbol y, no el bosque en su conjunto; más aún, ver el hacedor de ese bosque.

 

1- UN POCO DE HISTORIA.

 

Desde hace varios años, décadas atras, Colombia entró en la violencia, luego del asesinato del candidato presidencial Eliecer Gaitán (en 1948), que intentaba cambiar en algo todo un Estado de injusticia, corrupción y delincuencia. Al inicio, fuerzas liberales, de forma pacífica se organizaron con las ideas de Gaitán para tratar de cambiar las cosas, pero se encontraron con un Estado violento, que los comenzó a eliminar, como producto de un pacto de la gran burguesía, en donde estaban los terratenientes, que decidieron repartirse el gobierno y alternar la presidencia de la nación entre liberales y conservadores. Para la época, Colombia era un País dominado por los terratenientes, que tenían una característica singular: un sector muy atrasado, con rezagos feudales y coloniales bastante enraizados.

 

  Entre 1948 y 1953, es decir en 5 años, 300.000 colombianos fueron asesinados.

 

A la izquierda, a los campesinos principalmente no les quedó otra alternativa que responder también con las armas al genocidio, por eso al inicio, el movimiento insurgente colombiano provino del mismo campo, del campesinado, que con el pasar del tiempo conformaron los grupos guerrilleros de orientación marxista-leninista básicamente y, que en algún momento de la guerra se posicionaron en gran parte del territorio colombiano, entre otros, al sur, en la frontera con Ecuador. Estamos hablando de los años 60 del siglo XX.

 

 

En tales circunstancias, la gran burguesía colombiana, con los terratenientes a la cabeza, se organizaron también para combatir al PELIGRO comunista y, pidieron ayuda a los EE.UU. quienes directamente y con la colaboración israelita, diseñaron algunos planes de guerra, primero el plan Colombia y luego el Patriota  a para combatir a la insurgencia.

 

Como parte, entre otros, de sus planes GEOESTRATÉGICOS, los norteamericanos instalaron una serie de bases militares en el vecino País, incluyendo sectores estratégicos como la salida al Pacífico y Atlántico (Caribe) y región amazónica, en 2009 durante el gobierno de Uribe; en total hoy en día son siete (7): Malambo y Cartagena(Atlántico), Palanquero, Apia y, El Pacífico (Buenaventura en el Pacífico), Tolemaida y, Larandia (Amazonia, en Caquetá).

 

Como es fácil deducir, militares gringos también se instalaron en territorio colombiano, ¿cuántos?, posiblemente más de un millar, datos que son secretos y reservados; y, convirtieron a las fuerzas armadas colombianas en las más poderosas de la región, tanto en número como en equipamiento, por supuesto luego de las de EE.UU., pero más que las de Brasil, el País latinoamericano más grande en territorio y en el PIB o, del propio México.

 

Decimos posición Geoestratégica, porque evidentemente el propósito era el CUIDAR su patio trasero, por eso el de la presencia de otras bases militares en Panamá, Honduras, Curazao, Perú, etc., hasta en la propia Cuba(Guantánamo) y, no para la represión al tráfico de drogas, como nos quieren hacer creer, por lo que veremos a continuación.

 

Algo muy importante que se diseñó desde el centro del imperialismo mundial para sus propósitos de dominación fue la introducción de la droga, y la creación de grupos delincuenciales terroristas como instrumentos de su demencial política del terror.

 

Así nacieron los carteles, (Medellín, Cali, etc.), y también vieron la luz los contrainsurgentes, los que a través del terror combatan la insurgencia: las denominadas Autodefensas unidas de Colombia, los paramilitares, que se encargaban de hacer el trabajo "sucio", pero en total coordinación con las propias fuerzas armadas colombianas; en ocasiones primero "trabajaban" los militares y luego los paramilitares o, en otros, primero los paras y luego los militares., para sembrar el terror, principalmente en las comunidades campesinas, en donde se apoderaron de sus tierras, por eso es que actualmente Colombia tiene el record mundial de desplazados, millones de personas que tuvieron que huir de sus tierras, muchos de los cuales (miles de miles)vinieron al Ecuador: fue el verdadero TERRORISMO de Estado.

 

  Esta práctica, con la experiencia colombiana, la exportaron luego a otros países, en donde el imperialismo norteamericano "creó" conflictos, como fue el caso de Libia, a la época el País más desarrollado del norte de África, si no acaso el de todo el continente, en donde introdujeron precisamente los 2 ingredientes: la droga y el terrorismo (a través del grupo Al Qaeda). Similar cosa hicieron en Siria, el único País árabe laico del medio Oriente, en donde también metieron la droga y el grupo terrorista EI (Estado islámico o Daesh), de pura y entera creación estadounidense.

 

 

Igual hicieron en El Salvador, en donde crearon una banda terrorista denominada los Maras, banda que hoy se ha extendido a casi todo Centroamérica, con un denominador común, la muerte de decenas de miles centroamericanos, para que no emigren hacia los EE.UU., "para que no invadan" el paraíso estadounidense.

 

 Algo parecido, aunque con matices diferentes hicieron en México, en donde consideraban como peligro la alta votación del excandidato López Obrador, a quién en forma por demás descarada, le robaron la presidencia de México en 2 elecciones consecutivas.  Si en Colombia se implementó los mencionados planes Colombia y Patriota, en México y, con la tutela norteamericana implementaron el Plan Mérida, que le ha costado a México más de $13.000 millones (EE.UU. "aportó" con solo $1.500 millones, pero, que tiene ya un resultado extremadamente trágico: Según el Instituto de Estadística de México, entre 2007 y 2014 murieron 164 mil civiles en la “guerra contra el narcotráfico”. La escalofriante cifra supera el saldo de muertos en Irak y Afganistán en el mismo período.

 

Todos estos grupos narco terroristas, insistimos, creación estadounidense con asesoramiento del sionismo israelita, paramilitares colombianos, Al Qaeda, estado Islámico, etc., se parecen por la forma por demás perversa en que ejecutan a sus víctimas y, a las acciones inmediatas luego del crimen: decapitación, abrir el vientre para beber su sangre, para lo cual utilizan machetes, hachas o motosierras,  comerse algunos órganos como corazón, hígado; en muchas ocasiones juegan fútbol con las cabezas decapitadas: son unos verdaderos sanguinarios, que han modernizado las drogas para con unos aditamentos químicos especiales la combinan para sentirse en otro planeta y al consumirlas pueden realizar sus diabólicas proezas con toda la naturalidad del caso. Esto se parece a las bombas humanas en sangrientos atentados atribuidos a ’terroristas islámicos’ en Irak, en donde los gringos perfeccionaron una mezcla de droga y torturas para desaparecer la personalidad de miles de musulmanes detenidos y, convertirlos en verdaderos sumisos “zombis”; es lo que denuncia la escritora y periodista argentina Stella Calloni en su artículo “EE.UU.O Terrorismo de Estado mundial”, argumentando …”…no es creíble "la proliferación de atentados suicidas en Irak, donde ha habido varios miles de suicidas en cuatro años de ocupación: nunca ha habido en un país una ’epidemia’ igual de desprecio por la vida, más inexplicable aun tratándose  de un país islámico, pues el Corán condena explícitamente el suicidio. Resulta altamente sospechoso que la mayoría de estos atentados no causen daño a las tropas de ocupación y sólo maten a civiles en escuelas, mercados o mezquitas, sembrando el terror y fomentando la guerra civil, todo lo cual sólo redunda en beneficio de aquéllas (las tropas ocupantes).

 

 

 

Regresando a Colombia, para su "financiamiento" los paramilitares recurren al tráfico de drogas, apoyando y ayudando a los carteles, de los cuales son su brazo armado y, con el visto bueno de muchas autoridades gubernamentales cooptadas, como es el caso de Colombia.

 

2- DEL PATRÓN ORO AL PATRÓN DROGA.

 

Estados Unidos es el principal País consumidor de droga en el planeta; pero su economía, tiene el sostén de la droga, que pasó a reemplazar al oro físico, que hasta 1.971 en el gobierno de Richard Nixon dejó de convertirse en el respaldo del dólar, es decir que el mundo entero pasó de un período del Patrón Oro al Patrón droga como respaldo no solo del dólar si no de la gran mayoría de monedas del planeta; al mismo tiempo, los países dependientes también cambiaron su patrón, pues el dólar pasó a reemplazar al oro, como respaldo de sus monedas.

 

No de otra manera se puede explicar, entre otras cosas, 3 grandes problemas financieros de los EE UU:

 

 

- ser el País más endeudado del mundo, con una deuda que supera los $21 Billones (millones de millones, dato del presente año) equivalentes al 105% del PIB; pero que, si le agregamos los pasivos no financiados de las pensiones y salud pública, que suman otros 260% del PIB, según el Prof. norteamericano Sebastián Edwards de la Universidad UCLA, en su reciente libro “American Default”, se alcanzan cifras demenciales. EE.UU. pasó a ser del País primer acreedor a primer deudor  del mundo;

 

- tener el déficit fiscal más alto del planeta, que para el presente año bordearía los $800.000 millones y, que prevé para el 2020 que llegaría al Billón de dólares (un millón de millones); y,

 

-  el tener regularmente un déficit gigantesco en su balanza comercial (importaciones que superan a sus exportaciones), que en los últimos años están muy por encima del medio Billón de dólares (500 mil millones de dólares).

 

Uno se pregunta ¿cómo puede mantenerse el dólar con estos 3 graves problemas?

 

La respuesta es sencilla: con la droga, con el narcotráfico. Cierto es que algunos economistas piensan que EE.UU. a diferencia de otras economías, tiene cómo vivir por encima de sus posibilidades, pues consideran  que la condición de moneda de reserva del dólar le permite absorber la mayor parte de los ahorros del resto de países del mundo y así financiar la falta de ahorro propio.

 

Entre otras investigaciones existen los estudios realizados por Pierre Kopp, profesor de ciencias económicas de la Universidad de Reims-Francia, "Dinero de la droga y lavado financiero", y James Petras, "Dinero negro": fundamento y crecimiento de Estados Unidos, quienes coinciden en que Estados Unidos encabeza la lista de países que más lavan dinero.

 

 El profesor emérito de Sociología de la Universidad de Nueva York, James Petras (en 2013),  afirma: “Los investigadores del Congreso de Estados Unidos, algunos ex banqueros y los expertos bancarios internacionales coinciden todos en que los bancos estadounidenses y europeos blanquean cada año entre 500 mil millones y un billón.

 

 

Si la economía norteamericana, el dólar, tienen buena salud, ¿por qué entonces se lavan esas cantidades fabulosas en los propios EE.UU.?

 

Antes, en 1.993 un ex candidato presidencial por el Partido Demócrata a los EE.UU., Lindón Larouche escribía un libro con título: "George Bush, el supercapo de la cocaína", en donde acusa al expresidente de los EE.UU. Bush (que a la época era el vicepresidente, con Ronald Reagan como presidente) de dirigir un cartel de las drogas, la cocaína en combinación con la sintética, llamada “Crack”, para distribuirlos a través de pandillas urbanas en las grandes metrópolis  de Norteamérica, principalmente en San francisco y Los Ángeles. Esta denuncia suena bastante lógica, pues si existen carteles que exportan la droga desde Latinoamérica, llámese Colombia y México principalmente, deben existir otros carteles que ejecuten la Importación de las drogas en los Estados Unidos; en el mencionado libro Larrouche habla "del principal capo del narcotráfico estadounidense de los años 80"; y, va más lejos cuando dice "fue George Bush quien presidió la epidemia de drogas más devastadora para asediar a cualquier nación desde las Guerras del Opio Británicas contra China durante el siglo pasado" (siglo XIX). En el mismo libro, hay cosas interesantes, como cuando revela que "Los mujahideen afghansi, el ejército nominalmente islámico desplegado en una guerra de una década contra el Ejército Rojo soviético en Afganistán, fue financiado, en gran medida, por la acumulación de un comercio masivo de opio y heroína de la Media Luna Dorada. En momentos durante el apogeo de las operaciones de Afganistán a mediados de la década de 1980, más del 50% de la heroína que se vendía ilegalmente en las calles de los Estados Unidos y Europa provenía de Afganistán". Ojo, quien afirma todas estas cosas no es una persona cualquiera, es nada menos que un ex precandidato a la presidencia de los propios Estados Unidos. ¿Algún parecido con el Estado islámico (Daesh) de Siria?

 

Otro dato interesante del libro en mención es que ubica al expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, como un clon de Bush, pues dice que fue responsable de un cártel de drogas en ese País.

 

Si Peña Nieto, Calderón y otros expresidentes mexicanos han sido vinculados con los carteles, preguntamos ¿el gravísimo problema de las drogas por el que sufre México, no fue una maquiavélica orquestación diseñada desde los propios EE.UU.?

 

3- LA DROGA EN OTROS PAÍSES Y LA DESINFORMACIÓN.

 

Como parte de la multimillonaria campaña de información-desinformación de las grandes empresas de la comunicación burguesa, se habla, sin distingo alguno,  de los narcoterroristas, de las bandas delincuenciales-terroristas, de la NARCOGUERRILLA, término este último que lo utilizó primero la embajada norteamericana en Colombia y que luego fue posicionada en el vecino País; pero ahora, aprovechándose del problema de la frontera hablan de los DISIDENTES narcoterroristas de las FARC; los enemigos del Ecuador ya no son las bandas delincuenciales del narco tráfico, tampoco los sanguinarios paramilitares, los carteles como que ni existieran, los principales enemigos son los narco desertores o directamente la narco guerrilla o, en el mejor de los casos hacen una verdadera mescolanza.

 

 

Ha sido una práctica común, por parte del poder dominante, el desprestigiar con diferentes epítetos a sus contradictores, sobre todo a quienes quieren cambiar las cosas; en la colonia, la corona española se refería a los alzados en armas, los independentistas, como bandidos; es el mismo epíteto de los conservadores cuando la revolución liberal; en el siglo XX y, con el triunfo de la revolución rusa, comunista era una mala palabra; con la caída del socialismo, comenzaron a hablar de los terroristas; hasta en los tiempos actuales donde hablan de los "narcoterroristas" o "narco guerrilleros".  Hoy México es considerado por algunos analistas como un NARCOESTADO, otros lo consideran como un Estado FALLIDO.

 

Libia y Siria, el imperialismo norteamericano los ha convertido en Estados fallidos, aunque hay matices en Siria, donde asistimos a una guerra interimperialista entre Rusia y EE.UU.

 

Parte II

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados