revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Marco Villarruel A.*

Fotografía: Archivo

Los grupos monopólicos de radiodifusión sonora durante la "revolución ciudadana"

 

 

En el campo de la comunicación, uno de las áreas donde más se ha investigado es la de las formas de propiedad de los medios de comunicación, como parte de la larga lucha por la democratización de los medios y los procesos comunicacionales.

 

En América Latina es larga la lista de publicaciones al respecto y ello ha permitido conocer  de qué manera los sectores dominantes y de poder  han construido verdaderos enjambres de medios cuya propiedad ha estado siempre en manos de ellos. Y no solo eso sino que  los medios para que cumplan además de su función de formadores ideológicos estuvieron imbricados estructuralmente con poderosas industrias de armas, hoteles, aviones, papel, electrónica, alimentos. La situación ha sido siempre la misma, pues en cada país los grupos monopólicos de propiedad de los medios son los mismos del poder político.

 

En octubre del 2006 la FACSO realizó un primer e importante estudio de las estructuras de propiedad de los medios de comunicación en el Ecuador. El esclarecedor documento hacía una larga lista de grupos e propietarios y su relación con las grandes empresas económicas del país. Desde los más grandes hasta los de importancia mediana, se identificaron 25 grupos que poseían los diarios, las cadenas de televisión, las emisoras de radio, las nacientes empresas de telefonía celular y las empresas de buscapersonas.

 

Once años después volvemos a realizar el trabajo pero con situaciones diferentes, pues en el 2013 se expidió la ley de Comunicación y con ello se supuso se pondría fin a la existencia de los grupos monopólicos. Para el efecto ya se ha había dicho que la democracia sería siempre la principal perdedora en cuanto a que si los más amplios sectores de la sociedad no tengan voz y acceso a los medios, la única que se escucharía sería ala de los propietarios de los medios. Además en este tiempo se creó un nuevo interlocutor, poderoso, que años ates casi no existía: el Estado o el gobierno.

 

La ley de Comunicación y la Constitución del 2008 prohibieron la fusión entre medios y empresas industriales, comerciales, así que formalmente dejaron de aparecer en los cuadros. Pero se produjo una mutación interesante en las estaciones de radio y televisión concesionadas desde antes de la aprobación de la ley y posteriormente a ella.

 

Constatamos entonces que durante la Revolución Ciudadana se ha reconformado los grupos monopólicos, tanto en las frecuencias concedidas en FM como las de TV abierta.

 

En esta oportunidad hemos trabajado con las frecuencias de radio en tanto que en otra oportunidad lo haremos con las de TV abierta.

 

 

Porcentaje de frecuencias en Ecuador distribuidas por: comercial privado, servicio público y servicio público comunitario a abril 2017

 

 

El total de  frecuencias de radiodifusión sonora con las que se trabajó fue de  897  correspondiente a la publicación de la Superintendencia de Telecomunicaciones del mes de enero del 2017.

 

Del total de frecuencias se  aprecia que la mayoría de las mismas pertenecen al sector privado, lo cual hace ver que no se cumplió con lo que dispone la ley de Comunicación en el sentido de repartir 33% al sector privado, 33% al sector público y 34% al sector comunitario.

 

624 frecuencias para el sector comercial privado,  179 al sector público  y  94 al servicio público comunitario.  Lo más destacado es el incremento del sector público que creció enormemente y que en 2006  su presencia era prácticamente ninguna.

 

El sector público se encuentra conformado por la Radio Pública del Ecuador (con 88 frecuencias), radios de la Asamblea Nacional (25  frecuencias), Ministerio del Interior (Radio Vigía con 11 frecuencias), Ministerio de Defensa (7 frecuencias), Universidades públicas con 7 frecuencias, y otras (36) que corresponden a Gobiernos locales, provinciales en todo el país. Este sector era insignificante en cuanto a número en el año 2016.  Este grupo ha estado absolutamente en la línea de las determinaciones del Estado de Propaganda planificado por el gobierno. En la práctica han sido voceras indiscriminadas del gobierno.

 

A las emisoras  del Estado se suman las controladas directamente por la SECOM (5 con el nombre de Radio Ciudadana), consideradas como emisoras oficiosas del Movimiento Alianza País, sin control de ninguna manera.

Número de frecuencias distribuidas en el servicio público

 

 

En el sector privado la consolidación monopólica se produce a nivel de frecuencias con la irrupción del Grupo Yunda con 37 estaciones regadas en varias provincias del país, como puede observarse en el cuadro. Algunas de las emisoras fueron adquiridas a Francisco Nussbaum (radio Colón) cuando se puso de moda las restricciones para poseer varios medios de comunicación. Nunca aparece con su propio nombre pero es público y notorio que a partir de su presencia en el Consejo Nacional de Radio y TV, CONARTEL, logró hacerse y controlar todas estas emisoras a través de las cuales no solamente ha realizado muy buenos negocios, sino que ha respaldado la política gubernamental del presidente Correa, y también ha trabajado para sí. De hecho es ahora asambleísta por el sector sur de la ciudad de Quito. Este grupo es nuevo ya que no existía cuando inició el gobierno de Rafael Correa. Es entonces una obra de este gobierno.

 

En segundo lugar está el denominado grupo González con 33 frecuencias regadas también en casi todo el país. González ya tenía medios de comunicación en el 2016. Tampoco asoma su nombre sino que hacen cabeza empleados, secretarias, gerentes, apoderados que aparecen, como en el caso Yunda, en la Superintendencia de Compañías con nombres exóticos o los mismos que usaban los anteriores propietarios. Hay que señalar que este ciudadano mexicano-norteamericano posee estaciones de televisión, publicaciones, importadoras de productos audiovisuales.  Los contenidos de las emisoras son de carácter netamente musical y de farándula, a excepción de Platinum-Radio Quito que mantiene la programación de sus anteriores propietarios de la familia Mantilla.   Los noticieros no mantienen una posición contraria o crítica al gobierno.

 

El grupo José Cueva Radio La Bruja ha incrementado levemente el número de frecuencias obtenidas del Estado ecuatoriano. Hay que tomar en cuenta que en todos los casos donde se ha incrementado el número de frecuencias ha habido compra-venta de frecuencias lo cual está prohibido por la ley. El caso se aplica especialmente para los casos anteriores.

 

Grupo Sonorama (Rivas) está en cuarto lugar por el número de frecuencias. También registra un leve avance. El grupo cuenta también con frecuencias para televisión abierta.

 

Desde Manabí, básicamente, opera el grupo Andrade –Ruiz con frecuencias regadas también en otras provincias. Aquí se ha registrado un animado movimiento de compra-venta de frecuencias.

 

Con siete frecuencias está el grupo Caravana (grupo Canessa-River Ecuador) que también maneja estaciones de TV abierta. Está también el grupo Enríquez con siete frecuencias. Enríquez no aparecía en el 2006 y ahora defiende totalmente las políticas del gobierno, transmite todas las sabatinas gubernamentales. Galo Enríquez fue Cónsul ecuatoriano en Miami y ahora es Embajador  ecuatoriano asignado al gobierno de la República de Panamá.

 

En el segmento  de cuatro concesiones encontramos al grupo Alvarado (miembros del staff presidencial), y a CRE Satelital dedicada a la transmisión deportiva.

 

Con tres frecuencias a nivel nacional se destaca el Dr. César Alarcón Costa.

 

Número de frecuencias distribuidas en el servicio público

 

 

 

En el sector Comunitario, prácticamente inexistente en el 2006, ahora alcanza 94 frecuencias, especialmente por parte de emisoras religiosas que han crecido de manera extraordinaria. Las auténticamente comunitarias, indígenas o del ONG´s   alcanzan 29 solamente. Las de confesión evangélica son las más numerosas.

 

Número de frecuencias distribuidas en el servicio público comunitario

 

 

Notas Explicativas: Esta investigación se realizó sobre la base del listado de estaciones de radiodifusión sonora publicado por la Superintendencia de Telecomunicaciones de enero del 2017.

 

Existe la certeza de que las cantidades no tienen el carácter de exactitud, especialmente porque los grandes propietarios (Yunda-González) esconden la identidad de los verdaderos propietarios con el objeto de transgredir la ley, a pesar de que esta es una situación conocida por todo el mundo.

 

El principal problema detectado  con la existencia de estos grupos monopólicos es la pérdida de democracia e impedimento al derecho al libre acceso y a la libertad de información. Es la imposición dictatorial del pensamiento único. Es el uso abusivo y unilateral de estos espacios de propiedad de todos los ecuatorianos en beneficio de un solo sector del pensamiento oficial.

 

Esta contabilización se ha visto obstruida además por el tejido de emisoras que se riegan en varias provincias

 

Esta breve investigación no comprende los detalles del concurso convocado por el gobierno y que seguramente alterará la conformación de este cuadro.

 

Proyecto Integrador 2016-2017

 

*- La investigación se realizó en el marco del Proyecto Integrador dirigido por el Dr. Marco Villarruel y conformado por los estudiantes: Denisse Chuquitarco, Gilbert Torres, Abigail Flores, Paola Elizalde, Sharon Vargas, Darío Amaguaña, Renato Gómez, Junior Rodríguez, Érica Simbaña, Mirian Anagono, Edwin Albán, Josuany Castillo, Jessica Silva, Karla Gallardo.

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados